10 agosto, 2017

Donar el 0,7% de lo que nos sobra

Este es un tema que estuvo de bastante actualidad hace unos años, y que hoy en día pasa totalmente inadvertido. Se trata del famoso 0,7% de la Ayuda al Desarrollo, que fue un acuerdo de varios países ricos para donar el 0,7% de su Producto Nacional Bruto a los países subdesarrollados, acuerdo que hoy en día sólo han cumplido los típicos: Luxemburgo, Holanda, Dinamarca, Noruega, Suecia...  Algunos, muchos otros no llegan ni al 0,5%

La idea, aunque insuficiente, trataba de redistribuir un poco la riqueza mundial, sin darse cuenta de que el porcentaje de nuestras ganancias que se debe al sometimiento de los países pobres frente a los ricos, a nuestro aprovechamiento de sus recursos, al sistema establecido de préstamos imposibles de pagar, y en general al capitalismo que jamás permitiría a un pobre y a un rico dejar de serlo, porque en eso consiste este sistema. Al fin y al cabo, si realmente quisiéramos un mundo justo y un reparto coherente de la riqueza, probablemente tendríamos que dar la cuarta parte de nuestro PNB, como poco...

En fin, el caso es que nunca se puede decir que una cifra es poca, pero al menos es la que es, así que sería un buen punto de partida.

¿Cómo puedo contribuir yo a eso?, teniendo en cuenta que ya contribuye el país por mí. Bien, yo quisiera extrapolarlo a nuestro comportamiento personal, de forma que cada uno de nosotros pudiera hacer ese mismo "sacrificio" donando el 0,7% de lo que nos sobra, es decir, de nuestro ahorro anual a causas sociales.




Ojo, aquí tendríamos un caso curioso, porque si un ciudadano llamado Pepe Pérez, que entre ingresos y gastos mensuales sólo tiene un saldo favorable de 20 euros, dona 1 euro a causas sociales, habría donado mucho más dinero en comparación que un ciudadano llamado Rico Millonetis, que entre ingresos y gastos mensuales tiene un saldo favorable de 10000 euros, que donase 300 euros al mes. Por eso, lo de los porcentajes en estos casos nos iguala a todos un poco.

Bien, una vez dicho esto, yo os propongo hacerlo durante el próximo año. Donar ese insignificante 0,7% de lo que ganéis entre gastos e ingresos a causas sociales.

La idea es, a final de cada mes, restar lo que hemos ganado con lo que hemos gastado (ojo, incluyendo por supuesto un prorrateo de los gastos fijos anuales, como el seguro del coche o la declaración de la renta, ya que si por ejemplo el seguro son 480 euros, debería sumarme 40 euros al mes para ser justo respecto de mis gastos). A esa diferencia le haré el 0,7%, y todo ese dinero, que a veces puede ser poco, muy poco, lo donaré a causas sociales diversas.

¿Qué entiendo por causas sociales? Pues no quiero ser estricto, así que valdría darle 1 euro a un pedigüeño en la calle, dar 50 céntimos en el cepillo de una iglesia, comprar una papeleta de 2 euros para una rifa benéfica de una asociación vecinal, comprar un paquete de pañuelos a un subsahariano en el semáforo, enviar un SMS con la palabra "ayuda" al 555XX para colaborar con cierta causa, etc...

Nuestro objetivo de ayuda, para no ser unos "ratas" y para que los cálculos sean más sencillos, podríamos aumentarlo hasta el 1%.

La verdad es que hay gente que da mucho más, y realmente más que dar el 1% de lo que nos sobra, deberíamos dar el 1% de lo que ganamos (que tampoco es tanto en general), lo que en vez de acabar siendo 20 euros al año podría acabar siendo hasta 200 euros, que como digo, no es tanto.


No sé si seguiré el ejemplo, ahí os lo dejo. En cualquier caso, seguro que el mundo sería un mejor lugar para vivir, que al final es la idea...

05 agosto, 2017

Mis mejores entradas (y 36)

--Post preferido del 876 al 900 (18-Feb-17 a 02-Jul-17)--

Carrero Blanco, el presidente volador

-Este post iba sobre... la libertad de expresión, que tan importante es, sobre saber reírnos de nosotros mismos, sobre saber qué importa y qué no, quién está intentando hacer sangre o leña del árbol caído y quién simplemente está jugando con el humor. En este mundo actual estamos muy necesitados de risas, y a veces la risa es lo último que nos queda, para no llorar.

-La motivación para escribirlo fue... de vez en cuando hay una denuncia a alguien que simplemente ha hecho un chiste de mal gusto en Twitter, que no se deben hacer... El problema es cuando la autoridad empieza a tomar la justicia por su mano y cualquier cosa es mal gusto y acaba siendo censurada. Entonces, todos perdemos.

-Tras los comentarios, mi opinión cambió en... no hubo.

-Me he decidido por él, porque... no había ninguno realmente merecedor, y qué mejor que apostar fuertemente por la libertad de expresión, que al final es un pilar clave de internet, o al menos de la red como la conocimos, la conocemos, como no sé si en el futuro seguirá siendo.